Esta técnica consiste en “quemar” la capa superior del material con un rayo de luz (láser YAG) o con un rayo de gas (láser CO2). La máquina láser se encarga de dibujar el logotipo sobre la superficie, haciéndolo visible. 

Cuanto más complejo sea el logotipo o cuanto más grande sea la superficie que debamos grabar, mayor será el tiempo de producción. Una simple línea de texto puede tardar 5 segundos, un cuadrado de 10x10 cm puede tardar un minuto o más por pieza.

Combinado con la mecánica rotativa puede aplicarse no solo sobre superficies planas, sino también sobre superficies cilíndricas como las botellas.



¿Qué materiales se pueden imprimir?

- Acero 

- Aluminio (el color del logotipo es siempre blanco)

- Madera (es un producto natural por lo que los grabados no resultarán idénticos) 

- Vidrio (la mayoría de los grabados serán blancos)

- Fieltro

- Cuero 

- Algunos plásticos (duros)

- Papel 

- Poliuretano (PU)



¿Qué artículos se pueden imprimir?

- Botellas 

- Llaveros

- Bolígrafos 

- Cajas de vino

- Relojes de sobremesa, etc.

Cualquier objeto fabricado con uno de los materiales aptos para el grabado.



Ventajas

- La impresión no se puede eliminar ni borrar 

- Aspecto lujoso, especialmente en el metal brillante

- Extremadamente detallada 

- No se necesitan productos químicos en el proceso 



Desventajas

- Más caro que la tampografía

- El color del grabado viene determinado por el material y no se puede influir en él

- Los logotipos grandes o complejos pueden requerir mucho tiempo durante la producción

Producto añadido a la lista de deseos
Producto añadido para comparar.