La sublimación es una técnica de impresión indirecta, en la que el logotipo o imagen se imprime con tintas de sublimación especiales sobre un papel transfer del que luego se transferirá la imagen sobre un objeto de poliéster o con un recubrimiento de poliéster especial aplicando calor sobre el mismo.

El calor hace pasar la tinta impresa del modo sólido a modo gaseoso (sublimación) y abre los poros del poliéster de manera tal que el gas penetra en la superficie del mismo. Al enfriarse los poros se cierran y la impresión vuelve a estado sólido quedando atrapada en la capa de poliéster.

Este método de impresión funciona con el sistema CMYK (cian/magenta/amarillo/negro) y no permite imprimir el color blanco, por lo que hace imprescindible que la superficie a sublimar sea de color blanco.



¿Qué materiales se pueden imprimir?

- Plástico

- Poliéster

- Textil (al menos un 50% de poliéster)

- Cerámica

- Metal

- Cristal

Cualquier material de poliéster o con un recubrimiento de poliéster (laca).



¿Qué artículos se pueden imprimir?

- Tazas

- Camisetas

- Botellas

Cualquiera que esté fabricado de poliéster o al que se le haya aplicado una capa de laca de poliéster.



Ventajas:

- Número de colores ilimitado, perfecta para diseños complejos y coloridos

- Gran durabilidad y resistencia al lavado, tanto en textil como en tazas



Desventajas:

- El objeto debe ser de poliéster o estar recubierto de poliéster. En tela de algodón por ejemplo no puede aplicarse.

- Las superficies a sublimar deben ser blancas.

Producto añadido a la lista de deseos
Producto añadido para comparar.